Desde su primer largometraje hasta hoy, las producciones de Walt Disney Pictures se han caracterizado por mostrarnos a mujeres protagonistas de todos los estilos. Eso sí, ya hayan sido más o menos delicadas, todas han tenido siempre algo en común: han sido un ejemplo para millones de niños y niñas de todo el mundo.

Ahora bien, no dejéis que el nombre con el que se las conoce os lleve a engaño, porque no todas ellas descienden de linaje Real. De hecho, a nuestro juicio, algunas de las mejores princesas Disney no tienen nada que ver con la realeza.  Hace poco os hablábamos de los estrenos de las próximas películas animadas de Disney, pero antes de eso hacemos un alto en el camino para hacer un repaso a la lista de princesas Disney que conocemos a día de hoy. Muy atentos, ¡porque nos da a nosotros en la nariz que vamos a tener que añadir algún que otro nombre de aquí a no muy tardar!

Blancanieves

blancanieves

Fue la primera princesa Disney de la historia. Apareció en pantalla por vez primera en 1937, a la tierna edad de 14 años. Su madrastra, al no soportar la extrema belleza de su hijastra, planea acabar con su vida, pero esta lo descubre y huye al bosque, donde conoce a los simpáticos enanitos. Por desgracia, el espejo mágico termina desvelando dónde se oculta Blancanieves y la bruja, disfrazada de anciana, la hace comer una manzana envenenada. La chica cae en un sueño eterno del que solo puede despertar con un beso de amor verdadero… y el resto es historia.


Cenicienta

La historia de la Cenicienta deja regando a cualquier telenovela turca. Una joven huérfana queda en manos de su madrastra y sus horribles hermanastras. Un buen día hay fiesta en palacio y, tras ayudarlas a ellas a engalanarse, la chiquilla rompe a llorar. Entonces aparece su hada madrina, saca su varita a pasear y la convierte en un auténtico bombón. Con una condición, eso sí: todo volverá a la normalidad a las doce de la noche.

Custom pepephone

La joven deslumbra al príncipe, pero tiene que marcharse a toda prisa dejándose por el camino uno de sus preciosos zapatos de cristal. Por suerte, él no parará hasta encontrarla.

La Bella Durmiente

bella durmienteLa tercera en aparecer fue Aurora, allá por 1959. La temible bruja Maléfica vierte sobre ella una terrible maldición: a los 16 años se pinchará con una aguja y caerá sumida en un sueño eterno. A pesar de los esfuerzos de sus padres y sus tres hadas madrinas el problema ocurrirá, se pinchará con una rueca y caerá dormida para siempre… o hasta el primer beso de amor verdadero.

Ariel

ariel

Tuvieron que pasar 30 años hasta conocer a la siguiente de las princesas Disney, una Ariel que nos enamoró en La Sirenita. La chica, harta del fondo marino, acude a la malvada Úrsula, que le da apariencia humana durante tres días a cambio de su hermosa voz. En tierra conoce al apuesto príncipe Eric, del que se enamora, pero debe volver para ayudar a su padre, el rey Tritón, a salvar su reino de Úrsula y sus secuaces. Una de las mejores princesas Disney si le preguntamos a las más jovencitas, ¡en parte porque fue la primera que decidió empezar a dar algo de guerra!

Bella

‘Con un libro puede estar siete horas sin parar, cuando lee no se acuerda de comer’. A la joven Bella la conocimos tan solo 2 años después de alucinar con La Sirenita, y dista mucho de ser una princesa convencional. Leer libros le apasiona y quiere a su padre con locura. Precisamente para salvarle a él decidirá sacrificarse: tendrá que quedarse a vivir en una mansión encantada, gobernada por una Bestia presa de una maldición. Si no encuentra el amor verdadero antes de que caiga el último pétalo de una rosa encantada, se quedará en ese estado para siempre. La escena del baile es pura magia, ¡probablemente la más bonita de todas las películas Disney!

Jasmín

La joven princesa Jasmín decide escapar de palacio y adentrarse en los mercadillos de Ágrabah, de donde un vulgar ratero, Aladdin, se ve obligado a rescatarla. El chico queda prendado de sus encantos sin saber quién es ella realmente. De ahí que, al encontrar la lámpara mágica, haga todo lo posible por ganarse su corazón. Jasmín tiene carácter, determinación y fue la primera de las princesas Disney en vestir pantalones, ¡ya era hora, oye!

Pocahontas

Fue la primera princesa Disney en unirse al grupo formado por ‘las seis clásicas’. Es princesa por derecho, pues su padre es el líder de la tribu india de la que proviene. Con ella aprendimos a ver la naturaleza con otros ojos, así como la importancia  de honrar a nuestros antepasados. Su amor, John Smith, no es un príncipe, pero está como un quesito. Juntos tendrán que hacer frente a un gran peligro para la tierra de origen de Pocahontas, ¡e incluso aprenderán a descubrir colores en el viento!

Mulán

Si hay una chica guerrera en la factoría de los sueños, esa es Mulán. La joven es la más atípica de las princesas Disney, pero a la vez una de nuestras favoritas. Se hace pasar por chico para alistarse en el ejército imperial en lugar de su anciano padre, y aunque al principio no puede ser más torpe, termina salvando China gracias a su determinación y su disciplina. El 2020 se estrenaba su película de acción real en Disney+, ¡y no podría habernos gustado más!

Tiana

Con Tiana, en 2009, llegaba la primera de las princesas Disney de raza negra. La chica no es princesa, sino una camarera. Sin embargo, un día se topa con un príncipe convertido en rana y, al besarle para romper su hechizo… ¡ella también se convierte en rana! Tiene es la primera princesa Disney moderna, y eso es un puntazo.

Rapunzel

Con Rapunzel volvemos al princesismo primigenio. Una princesa de nacimiento es secuestrada por una malvada bruja como represalia por haberle sido arrebatada una flor mágica con la que en su día se curó a la Reina. Como consecuencia de dicha acción, Rapunzel, la hija, nació con una melena larguísima… y tanto ella como su melena vivieron su niñez y su juventud encerradas en una torre aislada del mundo. Sin embargo, el día de su 19º cumpleaños, la joven decide que quiere salir a conocer el mundo exterior, ¡y vaya si saldrá!

Mérida

La protagonista de Brave vuelve a ser una princesa por nacimiento. Eso sí, al igual que Mulán, es poco típica. La joven, de 16 años, es una excelente arquera, y a su temprana edad se verá obligada a descubrir lo complicado que es el mundo en realidad. Eso sí, por falta de valentía no será.

Vaiana

Es posible que también la conozcáis como Moana, pero no os preocupéis, es la misma chica. Fue la última en unirse a la franquicia de las princesas Disney, ¡y es toda una aventurera polinesia en busca de los orígenes de sus ancestros!

 

No sabemos Disney tendrá pensado sumar pronto a una nueva princesa al grupo, pero teniendo en cuenta que Vaiana llegó en 2016… ya va tocando, ¿verdad? ¡A ver si hay suerte y nos ponen una princesa española!