Con el lanzamiento de Capablanca 2 aún muy reciente, llegaba a las librerías durante el mes de mayo de 2021, hemos querido aprovechar para hacer un repaso por la obra de Joan Mundet en el mundo del cómic. Por lo general, cuando hablamos de los mejores cómics españoles, siempre hacemos referencia a obras de hace años que, si bien han ido renovándose, no suelen dejar hueco a las novedades. Es indudable que el maestro Francisco Ibáñez, por ejemplo, debe estar en cualquier selección de los mejores cómics de humor españoles. Sin embargo, este homenajear a los grandes clásicos no debería dejar fuera a grandes artistas como Mundet.

Artistas, sí, porque este catalán licenciado en Bellas Artes es también ceramista. Por fortuna, cambió los jarrones por las aventuras, aprovechó todo lo aprendido de la mano de Arturo Pérez Reverte cuando ilustró a su Capitán Alatriste y dio vida a Capablanca, un afamado bandolero del siglo XVII en cuya compañía hemos vivido algunas historias realmente maravillosas.

Sinópsis de Capablanca, promesa de los cómic españoles

En España deberíamos reivindicar mucho más y mucho más fuerte a nuestros bandoleros. Esa fue la idea con la que Joan Mundet decidió desembarcar en el mundo del cómic. El autor ya había ilustrado las obras del Capitán Alatriste de Arturo Pérez Reverte, pero una cosa es recrear como nadie el ambiente del Siglo de Oro en dibujos totalmente estáticos y con palabras de otro y otra muy distinta ponerlos en movimiento recreando una historia propia.


Tal y como Mundet ha reconocido en alguna entrevista, es cierto que tuvo la entradilla perfecta en el ambiente de Capablanca gracias a las historias de Reverte. Sin embargo, en los cómics de Capablanca hay mucha investigación y mucho estudio.

Custom pepephone

Capablanca es un bandolero, sí, pero no estamos ante la biografía de un pícaro de hace 400 años. Estamos, y lo decimos con orgullo, ante una fiel representación de cómo era la vida en aquel entonces. Enfrentamientos, mentiras, duelos, muertes, hedor… Lo cierto es que Mundet nos traslada a un mundo totalmente desconocido para nosotros. Y lo hace con la maestría que le presuponíamos.

“¿Héroe o antihéroe? ¿Pícaro o bandolero? ¿Soldado o conquistador? ¿Bucanero o corsario? Lo que sí sabemos es que viaja libre de equipaje; que en su bolsa solo lleva una espada, una pistola y algún que otro libro”. Probablemente esta sea la mejor presentación de un personaje que, tal y como cuenta su autor, va creciendo en cada tomo. Tomos, por cierto, publicados en blanco y negro en su origen, lo cual nos parece todo un acierto en plena era del color.

Capablanca 1

El primer recopilatorio de Capablanca llegaba en 2019 con sus tres primeros libros. La historia había ido publicándose en una revista italiana semana a semana, pero al fin una editorial había tenido a bien obsequiarnos con la historia al completo. Al menos, la que se conocía hasta ese momento. Panini, por cierto, nos trajo a Capablanca a todo color, aunque lo cierto es que nosotros, que somos unos románticos, preferimos ser fieles a la creación original.

Eso sí, tras terminar esta maravilla nos quedamos con ganas de más, ¡menos mal que Mundet tuvo a bien seguir regalándonos la vista y las entendederas con más aventuras de este particular antihéroe!

Capablanca 2

En la segunda entrega de las aventuras del cómic de Capablanca nuestro protagonista ya es todo un bandolero. De hecho, se las ve con el mismísimo Miguel de Cervantes, creador de El Quijote, nuestro escritor más universal. Más bien, para qué os vamos a engañar, asalta al célebre autor. Se trata de un guiño de Mundet a un escritor que para él, al igual que Reverte, ha sido una auténtica fuente de inspiración para su obra.

Luego, asistiremos a la búsqueda de los doblones robados del Rey, un tesoro del que tan solo Capablanca tiene una pista fiable. 

Sin duda alguna, una grandísima elección para esas tardes en las que la única opción es seguir viendo la tele, ¡estamos deseando poder contaros la llegada de Capablanca 3!

Joan Mundet y su cómic, personalidad y saber hacer

Tal y como ya os hemos adelantado, el autor del cómic Capablanca, Joan Mundet, es un artista de los pies a la cabeza. Lo que igual no se esperaba nadie es que llevase a cabo un curioso salto de eje que terminaría colocándolo al otro lado de la línea roja. De los pinceles a la pluma, de representar historias a contarlas. Y, además, con tan buen gusto.

Capablanca ha supuesto todo un descubrimiento para el cómic español. Es más, diríamos que uno que nos ha dejado tan buen regusto o incluso más que todo un veterano por estos lares, el cómic Blacksad. Eso sí, en vez de optar por un mundo imaginario con animales antropomórficos y por recrear el EE.UU. de los 60, Mundet decide ahondar en una etapa muy concreta de nuestra historia. Probablemente, la más romántica de todas.

El Siglo de Oro ha sido, gracias a la literatura, uno de los más brillantes de nuestra historia. Cierto, quizás no por sus logros, pero sí por su mística. Los quintos de Flandes, los duelos espada ropera en mano, los españoles más duros de la historia… y, todo ello, envuelto en un halo de misterio que para la gente de la época no sabemos, pero para el lector de hoy en día es una auténtica maravilla.

No sabemos lo que tardará Mundet en poder ofrecernos más material sobre Capablanca. O si tiene pensado siquiera hacerlo. Eso sí, si tiene a bien hacernos ese regalo, aquí estaremos para contároslo. Como blog de cómics español tenemos la obligación moral de traeros estas maravillas de vez en cuando. Y si además, como en Capablanca, la cosa es totalmente merecida… ¡nuestro oficio se convierte en un auténtico gustazo!