El debut de Shonda Rhimes en Netflix  tras su divorcio con ABC no podría haber sido más acertado. La creadora de Anatomía de Grey tenía claro que quería hacer cosas nuevas. De hecho, tras un desengaño con sus anteriores jefes, lo único que quería era “que me dejasen hacer televisión en paz”. De ese deseo, y de esa unión, surgieron Los Bridgerton. El último éxito de la plataforma de streaming más puntera del mundo se ha convertido en una auténtica sensación. ¿Una americana metiéndose de lleno en una serie londinense de época? ¿Qué podía salir mal?

Muchísimas cosas, desde luego, pero Rhimes ha sacado a relucir toda su maestría para demostrar que aún tenía mucho que ofrecer. Su adaptación de los libros de Los Bridgerton de Julia Quinn se ha convertido en un fenómeno mundial… y eso que la cosa solo acaba de empezar.

Los Bridgerton: sinopsis de la serie

Sabiendo que la mandamás de la serie es Shonda Rhimes… ¿encontramos en Los Bridgerton un Anatomia de Gray de época? ¡De eso nada! De hecho, la primera que se negó a hacer algo así fue ella. En una entrevista, contó que dejó las cosas claras en su primera reunión con un alto cargo de Netflix. No estaba dispuesta a extrapolar su éxito con la comedia romántica a su nueva aventura televisiva. Quería hacer cosas nuevas, y quería hacerlas a su aire. Y precisamente eso es lo que la han dejado hacer.


los bridgertonSí, en Los Bridgerton de Netflix encontramos comedia, y romance, pero el concepto es totalmente distinto a lo que le habíamos visto a Rhimes hasta ahora. La serie de Los Bridgerton, una interpretación un poco libre de los Bridgerton de Julia Quinn, nos narra la historia de la alta sociedad londinense de principios del siglo XIX. Concretamente, la acción comienza en el año 1813, momento en el que Daphne Bridgerton, hija de una poderosa familia, inicia su carrera hacia el matrimonio. Si habéis visto Downton Abbey (aunque los hechos ocurren años más tarde) ya os imaginaréis por dónde van los tiros en ese sentido. ¡Lo de conseguir un buen marido era un asunto de vida o muerte!

Custom pepephone

El problema es que surge un diario, firmado bajo el pseudónimo de Lady Whistledown, que se dedica a contar los secretos más inconfesables de la alta sociedad. Y claro, estos afectan a la reputación de una Daphne que se las verá celestes para encontrar un buen esposo tras eso. ¿Cómo luchar contra esto? Pues se le ocurre que aliándose con el Duque de Hastings, el guapazo de la época. ¿Que cómo acaba la cosa? Esto solo es una sinopsis, así que para saber más… ¡tendréis que ver la serie!

Tráiler de Los Bridgerton

Si la sinopsis os ha puesto los dientes largos con Los Bridgerton, aquí os dejamos una pequeña muestra de lo que podéis esperar de la ficción. La verdad es que la pompa de la Inglaterra del siglo XIX ya es suficientemente llamativa como para animarse a verla, pero si además la cosa va de traiciones, amoríos, desengaños y demás tejemanejes… a nosotros ya nos tienen ganados. Y no pongáis esas caras, ¡a ver si los éxitos de las novelas turcas van a ser coincidencia ahora! Pero dejemos de hablar y vedlo con vuestros propios ojos, a ver si sois capaces de resistiros a algo así…

Estamos acostumbrados a que las historias de este tipo de épocas estén enfocadas desde un punto de vista masculino. Sin embargo, Los Bridgerton brillan porque el feminismo también lo hace en ella. ¿Un acuerdo entre dos de los solteros más deseados de Inglaterra para que a uno le dejen tranquilo y a la otra le salgan pretendientes? El problema es que para que saliese bien los dos debían parecer enamorados, y claro, ya se sabe, tanto va el cántaro a la fuente… ¡que al final se rompe!

De momento sabemos que la temporada 2 de Los Bridgerton está más que confirmada. Por eso, si no sois de ver series que terminen de forma brusca, como ocurrió con la Run de Phoebe Waller-Bridge o la Away de la propia Netflix, estáis de enhorabuena. Tenéis tiempo más que de sobra para empaparos del universo Bridgerton tanto con la serie como con los libros de Quinn. Eso sí, tened en cuenta que, como era de esperar, muchas cosas cambian de la obra literaria al producto audiovisual. Eso sí, sin que sirva como precedente, casi todo cambia a mejor, así que ojo, ¡os vais a enamorar de ellos!

Reparto de Los Bridgerton

Sin duda alguna, una de las principales sorpresas ha sido el reparto de Los Bridgerton. Inclusivo y con mucho peso femenino. Lo cierto es que no podría ser mejor, ¿os parece que conozcamos un poco mejor a sus principales rostros?

  • Regé-Jean Page: Interpreta a Simon, el guapo Duque de Hastings, y es una de las principales sorpresas del casting. ¿Por qué? Pues porque en el libro no aparecían personajes de raza negra. La verdad, Rhimes no podría haber estado más acertada en este punto, ¡pon un Regé-Jean Page en tu vida!
  • Phoebe Dynevor: La otra ‘parte interesada’ de la serie. Da vida a Daphne Bridgerton, cuya reputación está en juego. Eso sí, poco se imaginará ella las vueltas que dará el plan que trazará con Simon…
  • Jonathan Bailey: Interpreta a Anthony, y se rumorea que será uno de los grandes protagonistas de la temporada 2 de Los Birdgerton,, ¡así que fijaos mucho en sus acciones!
  • Claudia Jessie: Eloise Bridgerton es una adelantada a su época, la modernita de la familia. Será la que trace el plan para desenmascarar a Lady Wistledown.
  • Luke Thomson y Luke Newton: Otros dos hermanos Bridgerton, Benedict y Colin respectivamente. Dos de los solteros de oro londinenses. Son permiso de Simon, claro.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Nicola Coughlan (@nicolacoughlan)

  • Nicola Coughlan: La menor de la familia Featherington, Penelope, no es lo que parece. Le encanta el colorido, pero se desenvuelve bastante mejor en el negro sobre blanco.
  • Golda Rosheuvel: Interpreta nada menos que a la reina Carlota, esposa del rey Jorge III. ¿Os llama la atención que este personaje también sea de raza negra? Pues que no lo haga tanto, ¡porque al parecer también fue así en la vida real!

 

Disfrutad mucho, y ya que estáis en Netflix podéis ver las mejores series de superhéroes que os recomendamos.