A poco que nos gusten los cómics, del género y el tipo de dibujo que sean, alguna vez lo habremos pensado: ojalá saber dibujarlos. Los libros son geniales, pero las historias de las novelas gráficas nos aportan además toda la carga emocional de poder sentir a los personajes. Hay viñetas, e incluso historias enteras, que son auténticas obras maestras. Hacer sentir a través del dibujo no es sencillo, pero tampoco es imposible, así que si es uno de tus viejos anhelos estás de enhorabuena. Hoy te traemos unos consejos básicos para que empieces tu andadura con el lápiz y la goma. Aprende a dibujar cómic paso a paso, pero empieza por el principio.

Pepephone inimitable

Si buscamos expresar sentimientos, nada mejor que comenzar con dos de los elementos en los que más nos fijamos cuando ejercemos de lectores. La cara y los ojos, además de la posición del cuerpo, son dos de los detalles más importantes en un personaje. Por su expresión sabemos si está triste o feliz; asustado o sorprendido; encantado o contrariado. Así pues, ¿qué os parece si os damos unos consejos para que empezar a dibujar cómic desde cero resulte más fácil? ¡Vais a alucinar con vuestras primeras creaciones!

Dibujar caras de cómics, ¡sí se puede!

Cuando los niños más pequeños empiezan a dibujar un personaje, no pasan del clásico ‘monigote’. Hablamos de ese típico muñeco formado por un círculo como cabeza y unos palos que representan tanto el torso como las extremidades. Sí, hay que afinarlo mucho, pero te sorprenderá saber que el dibujo de una cara de cómic nace precisamente a partir de esa circunferencia.


Dibujando ese círculo ya podemos saber por dónde irán los tiros. Cuál será el tamaño de nuestra cara, cuál el del cuerpo en función de la proporción que queramos darle… todo dependerá del tipo de personaje, y del tipo de género que estemos dibujando, desde luego. Una vez tengamos el círculo, en el que irán los ojos, las cejas y la nariz, podremos plantear el resto del diseño, pero vayamos paso a paso.

Custom pepephone

  • Una vez tengamos nuestra esfera, tocará plantear los ojos con dos óvalos ligeramente inclinados hacia afuera. Lo haremos hacia el tercio inferior del círculo, y lo mejor es que tracemos dos líneas para guiarnos. Una vertical, justo en el centro, para dibujar los ojos a cada lado de forma equidistante. La otra, horizontal, justo a la altura a que los queramos. Además de dichos óvalos, podremos plantear ya las cejas.
  • Después podremos añadir una nueva forma geométrica bajo la circunferencia, la que conformará la mandíbula de nuestra creación. Ya podemos esbozar una boca, más o menos complicada en función de la edad del personaje. Con esto hecho, llega el turno de la nariz y las orejas, y con toda la cara lista… ¡solo nos faltará el pelo!
  • Para el cabello no hay una norma. De hecho, lo mejor es bichear fotos hasta encontrar uno que nos cuadre e intentar adaptarlo.

Y voilá, ¡ya hemos aprendido a dibujar nuestra cara de cómic!

Dibujar ojos de cómic, ¡más fácil de lo que parece!

Aunque las manos suelen dar algo más de guerra a los principiantes, lo cierto es que deberíamos centrar nuestros esfuerzos en los ojos. Son los que marcan la diferencia entre un dibujo trabajado y uno hecho a la ligera. En ellos reside gran parte de la expresividad de nuestra creación final, de ahí la importancia de saber dibujar ojos con corrección. Y no, no hablamos solo de que tengan que tener todas sus partes. Hay que saber dotarlos de vida, de sensibilidad, y aunque suene muy serio la verdad es que no es tan complicado, ¡así que atiende!

  • Lo primero que tenemos que tener claro es desde dónde va a ver la escena el lector. ¿Desde arriba? ¿De frente? ¿Perfil? ¿De medio lado? Tendemos a dibujar los ojos siempre de frente, y tras esta pequeña guía vamos a terminar con ese error de una vez por todas!
  • Lo mejor, sin lugar a dudas, es que nos fotografiemos nosotros mismos en estas situaciones para que podamos comparar cómo cambian nuestros ojos en función del ángulo de visión.
  • Uno ojo de frente tiene centrados tanto el iris como la pupila, y sus párpados entreabiertos en una línea prácticamente recta en el centro. Un ojo de perfil, sin embargo, tiene algo de relieve en su globo ocular. Las líneas de los párpados, sin embargo, ascienden y descienden para darle cabida.
  • Un ojo visto ligeramente desde arriba muestra mucho más párpado superior que inferior, que queda semiescondido por la perspectiva. Y un ojo de medio perfil no solo cambia ligeramente de forma, más abierto que uno de frente. Además, dirige tanto su iris como su pupila hacia lo que está mirando, normalmente hacia el exterior.

Practica, que ya verás la barbaridad que avanzas casi sin darte cuenta.

¿Cómo dibujar viñetas?

Aunque ya tengamos dominado lo más complicado, lo cierto es que saber dibujar personajes no es lo primero a la hora de dibujar un cómic. Lo primero es decidir cómo van a ir distribuidas las viñetas en las distintas páginas, ¡de eso depende todo el diseño de nuestro dibujo! Esto también dependerá del tipo de cómic que estemos dibujando. Por ejemplo, en un cómic europeo (Tintín, Astérix y Obélix, Mortadelo y Filemón…) caben más viñetas que en uno americano (Marvel DC Cómics…). Eso sí, el orden de lectura es exactamente el mismo: de arriba a abajo y de izquierda a derecha. El manga, sin embargo, tiene menos viñetas y, aunque también se lee de arriba a abajo, se hace de derecha a izquierda; cosas del lenguaje. Aquí te dejamos un link en el que aprenderás a dibujar manga paso a paso.

En función de esto, podemos estructurar nuestra página de una forma u otra. Eso sí, olvidaos de las clásicas páginas con 8 viñetas todas iguales. La cosa ha  evolucionado una barbaridad y ahora hay mil maneras de aportar más dinamismo desde el propio diseño de la página.

  • Una consecución de viñetas pequeñas que desembocan en una grande aporta mucho ritmo. Por ejemplo, una pelea que acaba con un gran puñetazo en la cara. Sublime.
  • Una concatenación de viñetas grandes y pequeñas da mayor importancia a lo que ocurre en las primeras y menos a las segundas. Por ejemplo, en la primera grande un personaje comunica una noticia, en las tres siguientes, pequeñas, vemos las reacciones de los demás personajes, y en la última grande desvelamos que era una broma.
  • A mayor tamaño, mayor trascendencia: Si un acto es lo suficientemente importante, podemos darle una página completa. También podemos insertar una viñeta flotante de mayor o menor tamaño para contextualizar un poco mejor de dónde viene lo que ocurre.

viñetas comicExisten multitud de programas para dibujar cómics que te ayudarán con tus primeros diseños de páginas, e incluso con tus primeros personajes. Eso sí, lo ideal con estos últimos que te hagas con una tableta gráfica de calidad y des rienda suelta a tu imaginación, ¡el límite solo lo pones tú!